Cosas extrañas que sucedieron en el set de Harry Potter

Las películas de Harry Potter tienen todo tipo de bestias fantásticas y personajes raros, pero detrás de cámara también ocurrieron cosas extrañas, sumérgete con nosotros a este mágico recorrido.

En una escena de la Cámara Secreta, Ron y Harry llevan un coche encantado a Hogwarts ya que se perdieron el expreso, a su llegada se encuentran o mejor dicho se estrellan con el sauce boxeador, un árbol mágico que creció una generación antes para proteger a la Escuela de un estudiante hombre lobo; el coche se daño claro, pero no fué el único afectado al menos no en la vida real, ya que se utilizaron muchos coches para conseguir las tomas adecuadas para la escena, 16 para ser exactos; el coche era un Ford Anglia 105E de 1960, uno que en su apogeo era muy popular en Gran Bretaña, se hicieron más de 1.1 millones, entre 1959 y el 68 y en lugar de recurrir al CGI para la escena “Coche vs Árbol”, el equipo de efectos especiales erigió un árbol real de 26 metros para filmar. También usaron 16 coches para la escena, que fueron alterados específicamente dependiendo de lo que la escena requería. ¿Magia del cine, o perfeccionismo extremo? Tú decides.

Al principio, el plan era utilizar la Catedral de Canterbury para filmar las escenas donde Harry entra por primera vez a Hogwarts en La Piedra Filosofal. A pesar del dinero ofrecido por Warner Brothers, el deán se negó, oponiéndose a las imágenes supuestamente paganas de la película. Así que, el proyecto se trasladó a la Catedral de Gloucester. Sorprendentemente, el deán de Gloucester dijo que mucha gente comentaba sobre la amabilidad de la catedral, y que sería el lugar perfecto para una historia sobre un niño haciendo amigos en la escuela. Bueno el deán estuvo de acuerdo, pero algunos residentes locales no; supuestamente, algunos incluso protestaron. The Gloucester Citizen recibió muchas cartas indignadas al editor y una de ellas, protestaba por el simple hecho de que se filmara una película en la iglesia, con o sin imágenes paganas.

Un capellán honorario explicó a la BBC que el gran salón que se utilizaría para la película también se usaba para reuniones y comercios. En otras palabras, según ellos, el resto de Gran Bretaña no tuvo problemas, era solo un tipo malhumorado. Además, otras escenas fueron filmadas en lugares igualmente sagrados, como la Catedral de Durham, demostrando que no todos los anglicanos tenían problemas con que se trabaje en una Casa de Dios.

Todos recuerdan ese momento en Harry Potter y la Piedra Filosofal, cuando los niños entran al Gran Comedor por primera vez, miran hacia arriba y ven velas flotando sobre sus cabezas. Es nuestra participación a Hogwarts, así que los cineastas hicieron la escena lo más impresionante posible. Según The Amazing Book of Movie Trivia, el equipo de efectos especiales utilizó velas reales, que colgaban del techo con hilos delgados. El plan era eliminar los hilos en postproducción suena tedioso ¿no?. De hecho, si fue un trabajo muy tedioso, aunque, el mayor problema era que los hilos se sobrecalentaban, lo cual causaba que las velas caigan sobre las cabezas de los actores. ¡Eso sí que es peligroso!.Más tarde, el productor Chris Columbus dijo a Entertainment Weekly que pudieron usar la primera toma de los niños entrando al Gran Comedor, con la cámara mostrando las velas flotantes. Sin embargo, luego de esa toma, todo terminó. El equipo de efectos especiales decidió que era demasiado complicado, y probablemente también peligroso, además de todo lo tedioso de usar velas reales. Así que las tomas posteriores se hicieron con CGI.

Jason Isaacs, quien interpretó al rubio súper malvado Lucius Malfoy, no se parece en nada a su alter-ego; tal vez es por eso que sintió que necesitó usar la técnica de actuación conocida como el método para meterse en ese espíritu tan maligno. ¿Y qué hacen los malvados cuando tratan de meterse en un espíritu tan maligno?, bueno, al parecer, roban cosas. Isaacs dijo en una entrevista con Bang Showbiz: “ Una vez inventé llevarme una copia de El Profeta porque había miles de ellas”, a su favor, el director David Yates le hizo sentir que no había problema con llevar el diario, pero más tarde, la gente se seguridad le dijo que Yates quería que lo devolviera, Isaacs dijo “Fue tan vergonzoso”, finalmente lo tuvo que devolver. Aunque según CinemaBlend, Isaacs no fue el único que se robaba accesorios en el set. El difunto Alan Rickman, a quien recordarás como Severus Snape, se robó un montón de monedas de oro de Gringotts en uno de los primeros días de rodaje. Todo eso puso a la seguridad en alerta máxima.

Como todo niño, el actor Rupert Grint, también conocido como Ron Weasley, quería un camión de helados. Bueno, tal vez no todos los niños quieren eso, pero es fácil entender porqué un niño querría suministro interminable de helado. En fin, Grint no superó ese sueño jamás, así que, siendo el adulto responsable que es, se compró uno. Según Rupert Grint Press, una de sus primeras compras como súper estrella fue una furgoneta de Mr. Whippy Bedford de 1974, que siempre mantiene bien surtida. Grint se jactó en una entrevista: “ Tiene una máquina que dispensa conos de nieve Mr. Whippy y también compro dulces al por mayor, para nunca quedarme corto.” Grint no vende los helados, ya que no tiene la licencia para vender, pero se divierte repartiéndoselos a los niños en el verano, y en el último día de rodaje, condujo la camioneta hasta el set de Harry Potter, alardeando: “El elenco y el equipo estaban haciendo una parrillada y yo proveí los dulces y los helados.” (Adorable).

Alan Rickman no era el único actor detrás de un personaje “malvado” que parecía propenso a hacer cosas malvadas accidentalmente en el set. De seguro es solo una coincidencia que solo los personajes malvados roben en el set y rompan los tímpanos de otros actores, pero dejaremos que tú decidas.

En su papel de Bellatrix Lestrange, Helena Bonham Carter hizo muchas cosas malas, y una de ellas afectó directamente el tímpano del actor Matthew Lewis. Carter estaba amenazando a Neville Longbottom, el personaje de Lewis, con su varita mágica, hasta que decidió que necesitaba probar algo más sádico aún; le dijo a Entertainment Weekly: “Pensé que tal vez podría meterle la varita en el oído como una especie de cotonete y limpiarle la oreja. Algo así como una tortura” Resulta que Lewis se movió en la dirección equivocada mientras la varita de Carter estaba en su oído. En consecuencia, ella terminó perforando el tímpano del actor. Ella luego confesó: “No me admitió que tuvo una hemorragia interna hasta unos tres días después”. Afortunadamente, el daño no fue permanente, aún así, Carter admitió a Entertainment Weekly que “tal vez llevó su sadismo demasiado lejos.” Sí en eso estamos de acuerdo.

Los niños no son conocidos por su discreción profesional, ni siquiera los niños actores en Harry Potter. Si alguna vez hiciste un dibujo feo de alguna figura de autoridad cuando era niño, entenderás esta situación. En el set de una de las primeras películas, Rupert Grint recordó haber hecho un dibujo feo de Alan Rickman como el profesor Snape, según The Independent, Alan Rickman estaba parado detrás del joven actor todo el tiempo.
(¿Puedes decir abracadabra?)
Pero según The Independent, Rickman se llevó el dibujo a casa como recuerdo, luego admitió.
(Yo no estoy llorando,¿ tú estás llorando?)

En caso de que necesites otro recordatorio de que los jóvenes no son conocidos por su discreción profesional, este es un ejemplo de comportamiento poco profesional Nro 2, que también involucra a Rupert Grint, a quien aparentemente le costó madurar,pero podemos comprender lo que pasaba por su cabeza esta vez, porque cuando eres un niño y creciste en un set de cine con otros niños, se convierten en tus hermanos ¿no?. Luego, un día ya eres mayorcito y ¡ay!, uno de tus amigos tiene que besar a tu amiga, y ¡ugh! fue algo así. Según Digital Spy, Rupert Grint no podía evitar reír mientras filmaba Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 1, cuando su co-protagonistas Daniel Radcliffe y Emma Watson tenían que darse un beso bastante violento, más tarde, Radcliffe le dijo a Wenn qué Grint “reía tanto fuera de cámaras que le tuvieron que pedir que por favor abandonara el set”. Aparentemente, se reía tanto que lagrimeaba. Eso no es bueno para una escena en la que se supone que la cara de Grint se vea bueno, así. Muy infantil Rupert. ¿Por qué no vas a tu camión de helados a pensar en lo que hiciste?.

Es difícil imaginar a Severus Snape y a Albus Dumbledore haciendo travesuras, y es aún más difícil imaginarlos haciendo travesuras que involucran….. gases, pero el mundo de Harry Potter, todo es posible. Según Cosmopolitan, Alan Rickman y Michael Gambon decidieron divertirse con Daniel Radcliffe mientras filmaban una escena para Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. En la escena, muchos estudiantes de Hogwarts duermen en sacos de dormir en el Gran Salón, y Dumbledore se expresa poéticamente mientras presiona el botón del control remoto de una máquina de gases que puso en el saco de dormir de Daniel Radcliffe. Estamos hablando del Gran Salón, o sea que los gases resonaban por todo el lugar, todos se ponían a reír, incluso el serio Snape y el siempre compuesto Dumbledore. Y esa, damas y caballeros, es la escena de Harry Potter más increíble que nunca hemos visto.