Sirius Black

Un personaje esencial en la saga de Harry Potter, Sirius Black es un hombre valiente e imprudente. Listo para cualquier cosa para sus amigos, es un apoyo infalible para Harry, su ahijado. Acusado del asesinato de James Potter, pasó parte de su vida en la prisión de Azkaban, sin perder la esperanza de vengar a su familia. Conoce uno de los magos más leales del Mundo Mágico.

Vida Temprana

Sirius Black (también puede encontrarse como Cirius Black) nació el 3 de noviembre del año 1959, proveniente de una línea de magos nobles, Sirius es hijo de Orión y Walburga Black, siendo Sirius el mayor de los hermanos fue hasta su destierro el heredero de la casa Black. Su familia es una de las más ancestrales que había en Gran Bretaña y además de ello, todos sus miembros habían pertenecido siempre a la casa de Slytherin en Hogwarts. Como era de esperarse, era algo común el hecho de que sus padres se comportaran de una intolerable manera, quedando en evidencia debido a su profundo desprecio por los que se conocía y llamaba entre esta clase de magos como “sangre sucia” y por defecto los muggles. Su familia creía firmemente en la superioridad de la pureza de la sangre mágica sobre el resto de la sociedad.

No tenemos absolutamente ningún sólo dato de la infancia de Sirius en aquella casa, sin embargo, sabemos que él creció distinto al resto de su familia, solía estar en desacuerdo con los valores que transmitían sus padres, lo que producía un conflicto interno en él. En noviembre de 1970 cumplió 11 años, de modo que tuvo esperar hasta septiembre de 1971 para ingresar a Hogwarts.

Estudios en Hogwarts

Siendo un mago de sangre pura de Gran Bretaña, estudió en Hogwarts de 1971 a 1978. Fue en el tren que lo llevó a la escuela de brujería en el 1 de septiembre de 1971 donde conoció a James Potter, incluso antes de llegar al castillo, dio la casualidad de que Sirius se sentó en el mismo compartimiento que James Potter y Lily Evans, allí, Sirius entabló su relación amistosa con James y ya en el transcurso de ese viaje empezaron a armar alboroto, poco después llegó Severus Snape a hablar con Lily, al verlo, James y Sirius se burlaron de él por primera vez, creando de esta manera una enemistad que duraría toda su vida.

Aquel día el sombrero seleccionador escogió a Sirius para la casa de Gryffindor demostrando así que realmente Sirius era distinto a toda su familia, junto a él también fueron escogidos James Potter, Remus Lupin y Peter Pettigrew.

Los Merodeadores

James y Sirius se hicieron amigos de Remus y Peter, formando el Grupo de Merodeadores. Los cuatro no tardaron en formar una estrecha amistad, iban juntos a todas partes siendo los tres primero lo más inteligentes mientras que Peter que no estaba a la altura, simplemente los adoraba y hacia todo cuanto ellos querían.

Pero ni Sirius, ni James, ni Peter tardaron darse en cuenta de las desapariciones mensuales que hacía su amigo Remus hasta que al final descubrieron que era un licántropo y en vez de ignorarlo para siempre, los tres decidieron que se convertirían en animagos ilegales para poder acompañar a un Remus Lupin joven, que necesitaba del cuidado y apoyo de sus amigos en las noches de luna llena.

Tardaron tres años en conseguirlo, pero al final los tres pudieron convertirse a voluntad en un animal determinado, James en un siervo, Peter en una rata y un Sirius en perro, pero no uno común, Sirius se convertía en uno negro enorme como un oso, de ojos claros y dientes de tres centímetros de longitud. Una vez al mes los cuatro se transformaban y vagaban juntos por los terrenos de Hogwarts y por Hogsmade, nadie en el colegio llegó a descubrir tantos secretos como ellos y de esa manera lograron trazar el mapa del merodeador, una especie de tarjeta mágica que indica las posiciones de cada persona presente en el recinto del castillo, y les facilitó mucho el lograr escapar fácilmente del colegio. firmándolo con sus apodos, el apodo de Sirius era Canuto, una traducción españolizada del nombre en inglés, Padfoot.

El grupo estaba compuesto por cuatro miembros, pero la verdad es que entre James y Sirius surgió una amistad aún más estrecha que entre los demás, los dos eran los alumnos más inteligentes de su curso, de hecho, eran excepcionalmente inteligentes lo que explica que pudieran convertirse en animagos a una edad tan temprana.

James Potter, Sirius Black y Severus Snape

James y Sirius eran mejores amigos nunca se veían el uno sin el otro, eran inseparables, eran como hermanos y quizá por ser tan inteligentes acabaron volviéndose muy arrogantes y muy rebeldes, nunca hubo en Hogwarts dos alborotadores como ellos sobrepasando incluso a Fred y George Weasley. James y Sirius se saltaban siempre las normas y cuando los castigaban ellos utilizaban un par de espejos de doble sentido con los que podían comunicarse durante las horas que estaban separados.

Junto a Remus Lupin, Lily Evans y Severus Snape, ese año se juntaron en Hogwarts un potencial grupo de alumnos que lastimosamente no pudo ser consolidado motivado a los constantes roces entre Severus Snape con James Potter y Sirius Black, frases de provocación y escarnio hacia Severus durante sus años en el Colegio hizo que desarrollaran una profunda enemistad.

Así fue como Sirius se convirtió en un hombre arrogante, el mejor en todo lo que hacía, adorado por las chicas, alto, de estrecho tórax, atractivo y con el cabello largo, desde el primer día del primer curso tanto él como James habían empezado a reírse de Severus Snape de quién harían motivo de sus burlas, su arrogancia los llevo a atacar a Snape en varias ocasiones por el simple hecho de estar aburridos.

Snape desarrolló un profundo odio hacia ellos, sentimiento recíproco por parte de James y Sirius. Severus comenzó a perseguirlo sin que se dieran cuenta, de modo que se dio cuenta que cada mes salían durante las noches de luna llena. Deseaba a averiguar a donde se dirigían para atraparles y que los expulsaran del colegio.

De modo que, en quinto curso, Sirius decidió jugarle una broma muy peligrosa y le dijo como seguirlos por el sauce boxeador, aunque no le dijo que al final del túnel estaría esperando un hombre lobo, si Snape hubiera llegado hasta el final tal vez hubiera muerto, pero por suerte James se echó atrás en último momento y lo obligó a volver. No se tiene información acerca si James y Sirius fueron castigados por realizar esta “broma”, pero sí sabemos que el rencor que Snape les guardaría a ambos a partir de entonces fue incluso mayor al de antes.

Adolescencia y su separación de los BLACK

Pero paralelamente al colegio, las cosas en casa de Sirius no iban muy bien, él no encajaba en aquella familia con ideales tan diferentes a los suyos, como tratando de desmarcarse de ellos Sirius hizo todo lo posible para que su habitación fuera opuesta al resto de la casa, colgó estandartes de Gryffindor, fotografías de motocicletas y varios posters de chicas muggles en bikini haciéndole encantamientos permanentes para que no puedan ser nunca despegados de las paredes.

Durante su periodo escolar, Lord Voldemort se alzó en poder y los padres de Sirius no se unieron a él, pero creían que tenía razón, estaban a favor de la purificación de la raza mágica. Querían deshacerse de los sangre sucia y que mandaran los sangre pura. Sirius odiaba a sus padres y también odiaba a su hermano Regulus por quien sus padres siempre mostraban un favoritismo mucho mayor que el que demostraban por él.

Al final cuando Sirius cumplió dieciséis años tomó la decisión de escaparse de casa, sin ningún lugar a donde ir fue a casa de James y los padres de su amigo se portaron muy bien con él, adoptándole como a un nuevo hijo. Sirius pasó ahí las vacaciones de verano entre quinto y sexto curso y cuando cumplió los 17 años se fue a vivir solo, tirando del oro que le había dejado su tío Alphard, después de eso siempre fue bien recibido en casa de los Potter y solía ir a comer ahí los domingos.

Orden del Fénix y la amenaza de traición

No sabemos cómo terminó los estudios en Hogwarts, pero dada su inteligencia segura sacaba buenas notas en todas las asignaturas, lo que sí sabemos es que al salir del colegio Sirius decidió tomar parte activa en la guerra contra Lord Voldemort de modo que se unió a la Orden del Fénix junto a sus tres compañeros. Posteriormente, Sirius se convierte en testigo del matrimonio de James Potter y Lily Evans, los padres de Harry En 1980, en su nacimiento, sus padres lo eligieron como padrino.

Pero la amenaza de Voldemort se cierne sobre el mundo de la magia y los Potter están amenazados, ya que tres años después de haber salido de Hogwarts, Sirius empezó a sospechar que en la Orden del Fénix había un traidor, un mago que en realidad era un espía de Voldemort, por algún motivo que no se nos explica Sirius creía que ese traidor era Lupin de modo que dejó de pasarle información y finalmente Dumbledore fue alertado por Snape que Voldemort pensaba atacar a los Potter porque creía que Harry era el niño de la profecía.

Dumbledore le ofreció a James ser el guardián de los secretos del encantamiento fidelio que los mantendría seguros, pero James testarudo le dijo a Dumbledore que Sirius podría ser el guardián dado que confiaba en él como a un hermano y sabía que no los traicionaría. Sin embargo, Sirius persuadió a Lily y James en el último momento para que usaran a Peter en su lugar porque pensaba que Voldemort iría tras él y nunca pensaría que los Potter utilizarían a alguien tan débil y mediocre como Peter.

La noche de Halloween de 1981, Sirius fue a vigilar a Peter para asegurarse que todavía era de fiar, pero cuando llegó a su guarida Peter ya se había ido, no había señal de pelea alguna y aquello no le dio buena espina. Sirius se asustó y se dirigió de inmediato a la casa de James y cuando llegó vio que ya era demasiado tarde, la casa estaba destruida, Lily y James estaban muertos entonces entendió que el traidor nunca había sido Lupin, sino que era Peter Pettigrew.

Separación de Harry y sed de venganza

Sirius se encontró a Hagrid, que había ido a recoger a Harry por orden de Dumbledore, le pidió que le diera al bebe, dado a que era su deber como su padrino cuidar de el niño a partir de ese momento, pero Hagrid dijo que las órdenes de Dumbledore eran otras. Aunque Sirius discutió, al final tuvo que acceder y le proporcionó su motocicleta voladora a Hagrid para que llevará al niño a casa de sus tíos.

Sirius por su lado buscó venganza, ese mismo día empezó a buscar a Peter hasta encontrarlo y arrinconarlo en una calle dispuesto a capturarle, pero entonces Peter gritó para que toda la calle oyera que Sirius había traicionado a Lily y James y luego con la varita en su espalda Peter abrió la calle y mató a todos los que se hallaban alrededor de él, se arrancó un dedo y se transformó en rata, huyendo a toda velocidad a la alcantarilla más cercana.

Encarcelamiento Inmerecido y un Hallazgo Alarmante

Alertados por el múltiple asesinato los autores del Ministerio se aparecieron en la escena y encontraron a Sirius ahí plantado riéndose como un desquiciado, las pruebas de su culpabilidad eran tan evidentes que Barty Crouch lo envió a Azkabán sin juicio, este fue el motivo por el cual Sirius no tuvo oportunidad de declarar lo que realmente había ocurrido para demostrar su inocencia.

Así fue que de manera totalmente injusta, Sirius fue a la peor prisión de toda Gran Bretaña, durante doce años estuvo encerrado, siendo uno de lo más vigilado por los dementores, pero mientras que la mayoría de los presos acababan perdiendo el juicio, Sirius fue capaz de mantener la sensatez, debo a que él sabía que era inocente, no era un pensamiento agradable, así que los dementores no lo podían absorber, este fue el motivo por el cual no olvidó quien era, conservó su cordura y aún más importante, conservó sus poderes.

En 1990, Cornelius Fudge fue elegido como Ministro de Magia y a partir de entonces empezó a visitar la prisión de Azkabán a intervalos regulares. Sirius conversaba con él cuando se presentaba la ocasión, hasta que en 1992 Fudge le dejó leer el periódico en una de sus visitas y allí Sirius vio una foto en la que salía la familia Weasley en Egipto y reconoció a Peter transformado en rata en el hombro de Ron, en el pie de la foto ponía que Ron volvería a Hogwarts y Sirius sabía que Harry también estaría en el colegio y entonces comprendió que Peter estaba en una situación perfecta para actuar si oía decir que Voldemort recuperaba sus fuerzas, estaría dispuesto a entregar a Harry en cuanto estuviera seguro de sus aliados porque entonces nadie pensaría que había traicionado a Voldemort sino que lo recibirían con honores.

Fuga de Azkabán

A partir de aquel momento Sirius ya no pudo volver a dormir tranquilo. Se sentía con la obligación de hacer algo al respecto, porque era la única persona del mundo que sabía que Peter seguía con vida, era como si alguien hubiera prendido una llama en su cabeza y los dementores no podían apagarla. Por eso, una noche cuando ya no pudo más se convirtió haciendo uso de su encantamiento de animago, y un Sirius Black perro muy delgado pudo pasar a través de los barrotes de la celda y huir; los dementores son ciegos y se dirigen hacia la gente por que persiguen sus emociones y al convertirse en perro notaron que sus sentimientos eran humanos, menos complejos y se confundieron de modo que Sirius salió de Azkabán, nadó como perro cruzando el mar, vio a Harry un momento cuando salió de su casa y luego viajo hacia el norte hasta llegar a los terrenos de Hogwarts.

Casa de los Gritos, Viaje en el Tiempo y exposición de Peter Petigrew

Durante meses estuvo habitando en solitario en el bosque de Hogwarts, donde consiguió entablar una especie de relación con Crookshanks, el gato de Hermione, que resultó ser el gato más inteligente que Sirius había conocido jamás. Crookshanks reconoció a Peter e intentó llevárselo a Sirius, pero no lo consiguió porque Ron siempre lo evitaba. Así que más tarde Sirius intentó entrar a la fuerza en la torre de Griffyndor pero como no lo consiguió, Crookshanks acabó por apoderarse de la contraseña que Neville había apuntado en un papel y se la dio a Sirius. Así fue que Sirius entró con un cuchillo, dispuesto a degollar a Peter, pero el muy traidor lo había olido y había escapado antes de que él entrara.

Sirius tuvo que esperar hasta el final del curso para poder coger a Ron y llevárselo hasta la Casa de los Gritos para poder matar a Peter, ahí consiguió explicar la verdad a Harry y a Remus quienes le creyeron y aunque en años anteriores no se atrapó a un Peter Pettigrew joven y culpable para que cumpliera justamente su condena arbitrariamente impuesta Black, consiguieron atrapar a un Peter en su versión más cobarde, para llevarlo ante la justicia. Por desgracia aquella noche era noche de luna llena y Remus se transformó en lobo antes de poder regresar al colegio. En la confusión Peter escapó y Sirius perdió el conocimiento por culpa de los dementores y fue llevado por Snape hasta el colegio.

Allí Sirius fue encerrado, pero por suerte pudo hablar por Dumbledore en persona y le contó la verdad, que había ido injustamente a Azkabán, que era un animago ilegal y había escapado para poder salvar a Harry de Peter Pettigrew. Dumbledore creyó en sus palabras entonces fue cuando le dijo a Hermione que viajará al pasado para salvar a Sirius, ella y Harry lo hicieron y no solo lo salvaron a él sino también salvaron a Buckbeak, el hipogrifo con él que Sirius pudo huir volando.

Sirius se fue de Gran Bretaña, el mundo mágico seguía en su caza, pero al menos Harry, Dumbledore y su viejo amigo Lupin sabían que él era inocente. Los siguientes meses, Sirius se comunicaba a través de cartas con Dumbledore y Harry, por lo que cuando Harry le comentó que su cicatriz le dolía, Black decidió volver.

La Amistad entre Sirius y Harry

El 22 de noviembre de 1994, Sirius apareció en la chimenea de la torre de Griffyndor para poder hablar en persona con su Harry, sin embargo, la conversación no duro mucho porque Ron los suspendió y Sirius tuvo que irse por previsión. Sirius Black y Harry Potter siguieron intercambiando cartas y tras la segunda prueba ambos se volvieron a ver en Hogsmade y como Sirius, en forma de perro, se alimentaba de ratas para no elevar sospechas en el pueblo, Harry le llevaba toda la comida que podía.

A partir de entonces Harry se encargó de enviarle comida regularmente mediante búhos, mientras que Sirius vivía en una cueva que Dumbledore le había sugerido, Sirius se hizo responsable de advertir a Harry durante todo el año, le recomendaba andar con cuidado y diciéndole que debía confiar en sus amigos.

Tras el retorno de Lord Voldemort, Sirius regresó a Hogwarts en forma de perro por solicitud de Dumbledore, Black permaneció junto a Harry todo el tiempo que pudo y cuando se encontraba en la enfermería pudo presenciar la discusión entre Dumbledore y Cornelius Fudge. Cuando el nuevo Ministro de Magia se fue, Dumbledore lo exigió realizar las paces con Snape para que pudieran trabajar juntos en la nueva Orden del Fénix. Luego de esto, Dumbledore le encomendó poner en alerta al antiguo grupo de miembros de la Orden en los que podían confiar, Sirius obedeció.

Dado que tanto sus padres como su hermano Regulus habían muerto hacía tiempo, Sirius estaba en propiedad de todas la herencia de la familia Black, incluyendo su casa en Grimmauld Place, que ofreció a Dumbledore como establecimiento general de la Orden del Fénix, de modo que a partir de entonces Sirius se quedó viviendo ahí, por desgracia el Ministerio lo buscaba con su forma humana y Voldemort sabía, por Peter Pettigrew, que podía transformarse en un enorme perro negro de modo que para Sirius no era seguro salir al aire libre y Dumbledore le ordenó permanecer en la casa mientras los demás hacían misiones día tras día, delante de sus narices.

Muerte y Legado de Sirius Black

Una de las preguntas más frecuentes del fandom es ¿en qué película muere Sirius Black?, y la respuesta es simple: Tanto en las películas como en los libros, Sirius muere en Harry Potter y La Orden del Fénix.

Sirius era un hombre activo y poco a poco se fue amargando más y más, tuvo un soplo de alegría cuando Harry y sus amigos fueron a pasar las navidades con él. Momento en que Sirius le entregó a su ahijado el espejo de doble sentido que él y James habían usado en el pasado para que pueda comunicarse con él cuando quisiera, pero aparte de esto, Sirius no pudo hacer nada y los meses pasaban mientras él se carcomía en sus pensamientos.

Hasta que en julio de aquel año, Harry tuvo una visión en la que Voldemort torturaba a Sirius en el Ministerio y usó la chimenea para saber si Sirius estaba bien y Kreacher el elfo doméstico lo traicionó y le dijo que Sirius estaba fuera cuando en realidad estaba en el piso de arriba, eso lo hizo porque Sirius siempre lo había tratado con desprecio y no había amor entre ambos de modo que Harry quiso ir al Ministerio, lo cual era una trampa de los mortífagos.

Snape logró avisar a la Orden del Fénix y todos insistieron de que Sirius se quedará en casa, pero él quiso ir a salvar a Harry de modo que Sirius acabó yendo al ministerio y se enfrentó a los mortífagos y a su prima Belatrix Lestrange quien mato a Sirius Black atacándolo con un hechizo y mandándolo a volar, presa de la inercia, su cuerpo fue engullido por el arco de la cámara de la muerte. Así murió Sirius Black, valiente pero temerario a la edad de 36 años y a manos de su propia prima.

La muerte de Sirius Black desencadeno uno de los dolores más profundos que Harry ha tenido que vivir, soportando en encuentros futuros el escuchar a Lestrange cantar de manera particularmente inquietante “Yo maté a Sirius Black” una y otra vez.

Sirius pareció una última vez cuando su ahijado uso la piedra de la resurrección justo antes de sacrificarse ante Voldemort, el nombre de Sirius fue lavado después de la segunda Guerra Mágica de modo que a partir de entonces sería recordado como un héroe, no como un traidor, de igual forma, dado a lo importante que fue para Harry, este honraría dándole su nombre a su primer hijo, James Sirius Potter.

Y aunque ningún fanático de esta increíble saga fácilmente podrá olvidar en que película muere Sirius Black, podemos destacar una de las cosas más conmovedoras de la relación Sirius Harry Potter se ve evidenciada en el libro Harry Potter y La Orden del Fénix su adaptación cinematográfica, cuando en medio de la pelea entre la Orden y los Mortífagos, Harry logra un particularmente buen ataque con un encantamiento a lo que Sirius exclama inconscientemente “¡Excelente James!” dejando a un Harry confundido. Este pequeño detalle solo demuestra que Sirius veía esta relación más allá de simplemente ser el padrino de Harry Potter, si no como su igual o una versión cercana a su gran amigo James.